Estrés y desmayos: ¿cómo evitar las molestias vagales?



En medicina hay varias formas de dolencias que se consideran transitorias.

Sin mucho peligro a priori, estas formas de dolencias suelen ser señales de advertencia de una enfermedad mucho más grave.

Entre este gran número de dolencias, tenemos las molestias vagales.

Caracterizado por la inconsciencia, que generalmente dura solo unos segundos, el malestar vagal es causado principalmente por una caída repentina de la presión arterial.

¿Cuáles son los síntomas de este malestar?

¿Podemos curarlo?

¿Cuáles son los consejos para evitarlo?

Gracias a este artículo, sabrás un poco más.

¿Qué es el malestar vagal?

Como decíamos anteriormente, las molestias vasovagales o vagales son una pérdida instantánea de la conciencia que está muy relacionada con el nervio vago.

Este nervio neumogástrico que va desde el estómago hasta el cerebro, dando un rodeo por el corazón, es un órgano muy sensible.

De hecho, cuando este último está muy estimulado, ralentiza el ritmo cardíaco.

Esto entonces causará una caída en la presión arterial que será seguida por molestias, ya que la sangre dolerá desde el corazón hasta el cerebro.

Un momento que bien podría ser fatídico para una persona, si este malestar se repite con demasiada frecuencia.

¿Cuáles son las causas de las molestias vagales?

A partir de estudios sobre este tema, se ha comprobado que los jóvenes son los más afectados por esta enfermedad.

Por lo tanto, las molestias vagales pueden ser causadas por:

  • La práctica de un esfuerzo físico muy intenso.
  • De pie prolongado.
  • Una emoción fuerte.
  • Comer una comida demasiado pesada.
  • El calor.
  • Hipotensión ortostática.
  • Problemas del corazón.
  • Problemas neurológicos.
  • Fatiga.

A estas determinadas causas, también podemos sumar el estrés.

De hecho, en algunas personas, el estrés provoca una pérdida momentánea del conocimiento.

¿Cuáles son los síntomas del malestar vagal?

Los síntomas de tal malestar son muy particulares.

De hecho, en caso de malestar, la persona que recibe toda la fuerza de los efectos de esta enfermedad temporal sentirá inicialmente que su ritmo cardíaco se acelera.

Luego seguirán los sofocos.

Después de estos sofocos, viene la fase de desmayo.

Como cualquier dolencia, los síntomas del malestar vagal varían de persona a persona.

Entonces, mientras una persona experimentará náuseas y mareos, otra experimentará visión borrosa.

Por otro lado contra podría estar sujeto a los fenómenos de boca seca, o zumbidos en los oídos…

Básicamente señales que irán acompañadas de los efectos del cansancio extremo.

¿Cuáles son los diferentes tipos de malestar vagal?

En general, los especialistas han logrado distinguir tres tipos principales de molestias vagales.

Estos están estrechamente relacionados con las condiciones en las que la persona se sintió mal o perdió el conocimiento.

Tenemos por tanto síncope, malestar sin pérdida de conciencia y malestar por desmayo.

Síncope

El síncope es un tipo de malestar vagal que se caracteriza por una pérdida repentina del conocimiento que dura solo unos segundos.

Este último también puede ir acompañado de una caída.

Si una persona es víctima de este tipo de molestias, se notará que esta última además de estar pálida ya no sentirá ninguna sensación externa antes de recuperar la conciencia.

Malestar lipotímico o desmayo

Menos común que el primero, este tipo de malestar vagal es una especie de síncope abortivo.

El individuo que será la víctima sentirá que se desmayará en unos instantes.

Esto no tardará mucho en suceder, pues en los próximos minutos se encontrará en el suelo.

Por otro lado, un paciente que padece una molestia lipotímica permanece más o menos sensible a su entorno externo.

Estas son personas que muy a menudo tienen problemas de visión.

Malestar sin pérdida de conciencia

Este tipo de malestar es menos riesgoso que todos los demás.

En efecto, aunque el individuo sienta una sensación de incomodidad, éste no perderá el conocimiento.

Tendrá mareos, dificultad para respirar, ataques de ansiedad, pero permanecerá despierta.

¿Qué acciones se deben tomar ante una situación de malestar vagal?

¿Cómo reaccionar ante las molestias vagales?

En el desempeño de sus tareas diarias, puede presenciar molestias vagales.

Si este es el caso, debe acostar inmediatamente a la persona levantándole las piernas.

De hecho, esta posición particular permitirá que la sangre vaya muy rápidamente a su cerebro.

Además, tras este gesto, cuando la víctima recupera el conocimiento, debe acudir muy rápidamente a un centro de salud para su completa atención.

No obstante, en el caso de que, tras tu gesto, la persona no recupere la conciencia, deberás colocarla en posición lateral de seguridad.

Denominada PLS, la Posición Lateral de Seguridad es esta postura que tiene como objetivo liberar las vías respiratorias de la persona que sufre las molestias.

Tan pronto como se haga esto, ahora puede comunicarse con los servicios de emergencia que se apresurarán a la escena del incidente.

En su discurso, sea breve y dé una ubicación muy precisa de los lugares a los servicios de emergencia.

Estas pequeñas cosas simples salvarán la vida de la persona que yace en el suelo.

¿Qué acciones se deben tomar para evitar las molestias vagales?

Si eres una persona propensa a las molestias vagales, hay cosas sencillas que puedes hacer para protegerte de ellas.

Aprende a mantener la calma

Este es un consejo que va para todas sus personas que son muy emocionales y que, bajo estrés, pierden el conocimiento muy rápidamente.

Aprendiendo a mantener la calma evitarás en la medida de lo posible este tipo de molestias.

Esto implica obviamente la práctica de deportes como el yoga.

De hecho, a través de la meditación, aprenderá a manejar su estrés y a permanecer más lúcido, lo que le permitirá no dejarse llevar demasiado rápido.

Coma una buena dieta y deje de fumar.

Como en todos los casos de malestar, es importante cambiar los hábitos alimenticios para poder curarse.

Esto requiere no solo una dieta rica y equilibrada, sino también un estilo de vida saludable.

Esto entonces resultará en un cese sistemático del tabaco y otros narcóticos.

Actuar ante las primeras señales de advertencia

Ante los primeros síntomas de malestar vagal, la persona que se encuentra en decúbito prono puede adoptar determinadas acciones.

Para poder acostarse y levantar las piernas pegándolas a una pared.

También puede alinear cojines para hacer una pila sobre la que descansar sus piernas.

También es posible que al apretar las manos con mucha fuerza, la persona pueda hacer que la sangre fluya de regreso a su cabeza.

Además, si las molestias vagales ocurren con demasiada frecuencia, es recomendable consultar a un médico.

Así, este último podrá detectar si el malestar no esconde un problema más grave.

Esto permitirá que el tratamiento se proporcione lo suficientemente temprano.

A través de estos pequeños consejos, una persona que sufre de malestar vagal puede prevenirlo.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
PSICOLOGOS LLANOS SENLLE, Horario de 11 a 13 y de 16 a 18 hras.