«Síndrome post- vacacional»

Llega el 31 de Agosto y mucha gente padece/teme. Las vacaciones se acaban pronto, y la vuelta a los despertadores y horarios se avecina como agua de Mayo.

Mucha gente reacciona con mucha ansiedad/síntomas depresivos ante este hecho…

¿Pero cuánto de realidad tiene esta conducta?

Depende del caso, es la respuesta correcta.

Una persona que tiene un buen sueldo/buen jefe, y buen puesto de trabajo; podrá costarle la vuelta a la rutina, pero hasta cierto punto. No obstante, gente que padece de «Mobbing» o acoso laboral, además de otros problemas, puede resultarle un infierno esta vuelta a la rutina.

Por tanto; realmente ¿Qué factores son los que desencadenan esta ansiedad pre-vuelta a la rutina?

1) Anticipación: Si está acabando Agosto y pensamos en el tedio que supone empezar de nuevo, estamos anticipando; y en este caso no es necesariamente positivo.

2) Comparación mental: del hecho que vacaciones es mejor que trabajar. Parece obvio, pero no lo es tanto. Cada cosa tiene sus «pros» y sus «contras», pero ninguna es mejor que la otra.

3) Vacaciones poco activas/ más dura la cuesta arriba: Quien ha estado tumbado mucho en el sofá; es obvio que le puede costar más volver a la rutina.

¿Qué se puede hacer para una actitud más positiva ante la vuelta al trabajo?

A) Una semana antes, volver a los «buenos horarios». Acostarse temprano y levantarse temprano.

B) Hacer deporte, también en vacaciones.

C) Tener una dieta sana y equilibrada.

D) Agradecer el hecho de tener un trabajo al que volver(no todos tienen esa suerte.)

E) Tomarse las cosas con filosofía(va bien para encajar mejor los cambios, en este caso.)

En resumen; la vuelta a la rutina es mejor con actitud positiva, paz y buenos alimentos. Serenidad y confianza en uno mismo también serán atributos clave en esta tarea.

Según el terapeuta Víctor Amat; hay algunas claves que pueden servirnos:

  1. Empezar a trabajar PAULATINAMENTE, es decir, no empezar con el 100 por cien de tareas, sino  gradualmente.
  2. Si han habido muchas discusiones de pareja durante las vacaciones; discutir gradualmente menos(a la vuelta a la rutina.)
  3. Planificar las siguientes vacaciones( con un año vista) y gradualmente planificar todo(con la esperanza de las siguientes).

En el caso de no poder resolver el tema por tí mismo; recomendamos nuestra terapia.

Muchas gracias!

Firmado: Pablo Senlle Llanos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *