Parkinson: soluciones de prevención

Precaución: Si tiene alguna pregunta o inquietud médica, hable con su médico. Incluso si los artículos de este sitio se basan en estudios científicos, no reemplazan el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional.


Parkinson: ¿soluciones de prevención?


Hablamos en este artículo de una enfermedad particularmente temida en el mundo, la enfermedad de Parkinson.

Esta patología es una condición degenerativa que afecta a una categoría distinta de células nerviosas en el cerebro.

Los síntomas son bastante reconocibles (temblores, pérdida del equilibrio, etc.) y la enfermedad es más conocida por ser incurable.

Los investigadores todavía están trabajando para encontrar un tratamiento eficaz, pero hoy no existe uno definitivo.

Sin embargo, desde los años sesenta, se han realizado varios avances en el campo de la medicina en relación con el funcionamiento del cerebro.

Se han descubierto nuevos tratamientos que ralentizan la progresión de la enfermedad de Parkinson y controlan mejor los síntomas.

En este artículo, encontrará todo lo que necesita saber sobre esta enfermedad y varios métodos para reducir los síntomas.

Enfermedad de Parkinson, ¿qué es?

En primer lugar, tenga en cuenta que se trata de una enfermedad neurológica que afecta a las células nerviosas implicadas en el control del movimiento.

Estas células mueren gradualmente con una consecuencia de afectar el nivel de dopamina, sustancia que se encarga de controlar los movimientos.

Hasta ahora, las causas de esta degeneración son solo causas presuntas.

Hasta la fecha, no se ha confirmado ningún factor que cause directamente la enfermedad de Parkinson.

Se han propuesto varias vías, como la exposición a sustancias químicas como ciertos plaguicidas o metales en el aire (plomo, hierro, etc.).

Pero todas estas causas probables aún no se han confirmado.

La enfermedad de Parkinson se observa primero en temblores en una mano, luego en las otras extremidades porque los músculos son cada vez menos capaces de relajarse en reposo.

Luego, se observará una pérdida de equilibrio en la persona afectada, luego una incapacidad para caminar con normalidad.

Se observarán otros síntomas, como lentitud de movimiento, así como rigidez.

Una de las consecuencias psicológicas de la falta de dopamina es la depresión.

Estas personas no pueden soportar el estrés que crea su dolor y se hunden en un abismo emocional.

En la mayoría de los casos, los pacientes suelen estar sujetos a episodios de estrés.

Sin duda, los síntomas son frecuentes en los pacientes, pero la evolución de la patología sigue siendo específica de cada organismo.

Se sabe que en los adultos mayores de 55 años la esperanza de vida puede llegar a superar los 13 años, mientras que en los pacientes más jóvenes la tasa de mortalidad es mucho mayor.

¿Cómo tratar la enfermedad de Parkinson?

Sobre todo, confíe en las recomendaciones de su médico especialista; él es el más competente para decirle qué hacer o qué llevar.

Por lo tanto, ¡es vital consultar a un neurólogo si aún no lo ha hecho!

Cualquier médico le recomendará que consulte a un especialista de inmediato.

Entonces, ¿qué pasa con los tratamientos?

La mayoría de los tratamientos giran en torno a estos puntos: reducción de los síntomas y producción de dopamina.

Drogas dopaminérgicas

Varios fármacos ayudan a mantener el nivel de dopamina para contrarrestar el déficit en el cerebro, lo que permite al paciente controlar mejor sus movimientos musculares y también equilibrar su estado de ánimo.

No contienen dopamina estrictamente hablando, pero ayudan a ralentizar la destrucción de las moléculas de dopamina en el cerebro.

Los fármacos desarrollados para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson son numerosos y, en ocasiones, los fármacos dopaminérgicos se combinan para obtener resultados más eficaces.

Tratamientos complementarios

Existen otros fármacos que se toman en paralelo para contrarrestar síntomas específicos y también alargar los efectos de la dopamina y actuar también como antidepresivos.

Neurocirugía

Esta intervención está destinada a pacientes que ven el progreso de su caso durante más de 5 años y aquellos que ya no son reactivos a otros tratamientos.

La operación, aunque conlleva algunos riesgos, es notablemente eficaz.

Consiste en introducir microelectrodos en la corteza cerebral, más precisamente en un núcleo profundo, para estimular crónicamente esta zona.

Todo es indoloro, nada es visible después de la intervención y la operación es reversible.

Fisioterapia

Es necesario acudir muy temprano a un fisioterapeuta para que el enfermo mantenga al máximo sus capacidades motoras, su equilibrio físico y su coordinación muscular.

El esfuerzo físico es siempre la forma más directa de combatir la progresión de la enfermedad.

Tratamiento psicologico

También es un área que no debe pasarse por alto.

No olvidemos que la enfermedad de Parkinson afecta el estado de ánimo del paciente, provoca estrés y ansiedad.

Sobre todo, la familia del paciente no debe permitir que el paciente se aísle.

Es necesario llamar a un profesional para psicoterapia adaptada, pero también será necesario que el paciente esté apoyado, rodeado de amor y consuelo.

Tratamiento autoadministrado

Primero, una dieta sana y equilibrada es fundamental.

El médico puede recomendar una dieta especial que permita una mejor absorción de los medicamentos recetados.

Pero en cualquier caso, deberá mantener una dieta proteica adecuada.

Las actividades físicas también forman parte del tratamiento pero deben adaptarse a la condición física del paciente y a la evolución de la enfermedad.

Una persona con la enfermedad de Parkinson puede vivir varios años si el tratamiento se inicia lo suficientemente pronto.

El entorno del paciente jugará un papel importante, al igual que los especialistas que lo sigan.

La elección del tratamiento solo debe ser prescrita por un especialista, en este caso, un neurólogo.


 

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
PSICOLOGOS LLANOS SENLLE, Horario de 11 a 13 y de 16 a 18 hras.