Ámate, compréndete y evoluciona

El primer paso para tener una autoestima sana es amarse. Amarse implica quererse a uno mismo(autoestima) y también querer a los demás(heteroestima). Solo quien se ama a sí mismo es capaz de entregarse a los demás con mayor fuerza.

Pero muchos diréis: ¿Pero como puedo amarme, si no me comprendo? Para quererse es necesario hacer una introspección, y analizar nuestras convicciones, nuestras emociones, nuestros valores, nuestro rumbo en la vida…

Una vez hecho un autoanálisis; será buen ejercicio hacer una lista de cosas que no nos gustan de nosotros(con el objeto de poder cambiarlas y evolucionar)

Para ello, como herramienta, podemos puntuar del 0 al 10; cuáles son las más difíciles de cambiar y cuáles las menos difíciles. Siendo 10 las más complejas de cambiar.

Una vez hecho todo lo anterior, podemos elaborar una lista de «posibles herramientas» que utilizaremos para cambiar estas cosas.

Es de utilidad: marcarnos un «plazo de tiempo» para cada cambio. De este modo no postergaremos. Y es útil, a su vez, que la motivación y esfuerzo para el cambio sean grandes, con el objetivo de lograr nuestras metas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *