7 consejos para gestionar mejor una disputa de relación

Las peleas son lamentablemente inevitables en una pareja, son parte de la vida social y, tarde o temprano, ciertas diferencias que antes estaban desactualizadas o descuidadas pueden terminar siendo imprescindibles y convertirse en fuentes de conflicto. Pero una discusión no implica necesariamente un problema de relación y, por el contrario, puede resultar beneficiosa para la relación si constituye una forma de expresar de la manera más honesta posible los propios sentimientos o malestar. En este artículo, presentamos algunos consejos que lo ayudarán a manejar mejor estos altercados, convertirlos en discusiones constructivas para su relación sentimental y evitar los riesgos de separación.

Evita las palabras hirientes

«Dices cualquier cosa», «estás loco» … Estas frases que pueden parecer inocuas en realidad no son constructivas: no te permiten avanzar en tu posición ni expresar tu opinión, y solo juzgan y menosprecian a la otra persona , colocándolos en la posición de adversario. Dependiendo de la personalidad de tu pareja o de la vulnerabilidad de tu relación, estos juicios también pueden lastimarte y hacerte sentir que te malinterpretan e ignoran.

Si bien estas palabras congelan la discusión y mantienen la idea de dos bandos opuestos, por el contrario es importante sentir empatía por tu pareja y tener en cuenta sus sentimientos y argumentos, así es como el argumento de An será una “pareja”. ”Argumento, no un argumento entre dos personas con intereses opuestos.

Finalmente, una oración hiriente tendrá el efecto negativo de hacerte olvidar todas las cosas inteligentes que hayas dicho en otro lugar y solo recordar esta exageración insultante. Esto le dará la sensación de que no ha avanzado y que sus problemas no se pueden resolver.

No evoques el pasado

No tiene sentido repetir el pasado en un argumento, solo agravará el último al crear un argumento en el argumento, haciendo que el problema parezca irresoluble. Así que deja a un lado los recuerdos y emociones enterrados y dolorosos. Para manejar mejor su argumento y comunicarse de manera saludable, debe identificar el origen del argumento actual, abrir su corazón y decir cómo se siente en este momento y sobre este tema específico. Pero si la necesidad de sacar a relucir un viejo argumento del pasado es más fuerte que usted, puede significar que la herida aún no se ha cerrado y puede que le resulte útil hablar de ello por separado en otro momento. sujeto.

Estar a la escucha

Es muy importante saber ajustar nuestro tono durante una discusión. Elevar el tono, enojarse y hablar más alto no lo hará comprender mejor ni hará que su pareja lo escuche con más atención (sí, nunca se trata de volumen). Así que tómate el tiempo para escuchar con atención y comprender lo que tu pareja tiene que decirte y, a su vez, formula una respuesta reflexiva y honesta.

Es importante comprender, especialmente al comunicarse, que los seres humanos imitan el comportamiento de los demás. Si gritas, te aseguras de que la otra persona a su vez grite para imitar tu actitud (y no para sentirse totalmente dominado). Si te calmas y escuchas, por el contrario, aumentas las posibilidades de que la otra persona no quiera mostrarse como la persona enojada, y así comunicarse con calma.

Acepta los desacuerdos

Tu pareja tiene sus defectos y tú también, así que aprende a aceptar algunos de ellos para avanzar mejor en la discusión y en tu vida de pareja. Sea tolerante, es inútil querer cambiar totalmente a su pareja, e igualmente inútil querer cambiarse totalmente a sí mismo.

Si incluso después de largas discusiones todavía no puede encontrar puntos en común, y el conflicto no constituye un profundo desacuerdo sobre sus valores, quizás sea mejor aceptar ese desacuerdo y construir compromisos alrededor y a partir de este desacuerdo.

Posponer la discusión

A veces, la discusión puede ser demasiado acalorada, el problema aún es demasiado reciente, lo que hará que sea demasiado impulsivo y diga cosas que están más allá de su pensamiento. De ahí el interés en tomarse el tiempo para encontrarse a solas consigo mismo y pensar antes de abordar la discusión con su cónyuge.

Tenga paciencia para posponer lo que antes hubiera sido una discusión y que luego será una discusión. Notarás que al darte tiempo para digerir las cosas, podrás discutir mejor con calma y abordar las cosas de una manera más saludable. Respire, libere la ira dentro de usted y luego elija el momento adecuado para hablar con su pareja.

Mantener una actitud positiva

Cuando sea posible, evite dramatizar las cosas o pensar que nada se puede arreglar. Recuerde que la mayoría de los problemas tienen solución, a menudo mediante discusiones buenas y equilibradas. Brinde más apoyo y, cuando la situación se preste, no enfatice demasiado los detalles que podría haber considerado mínimos en diferentes condiciones.

Pedir ayuda

A veces, en determinadas situaciones, la ayuda de una persona externa e imparcial es fundamental para resolver un problema particular o una acumulación de problemas. Un psicólogo podrá escuchar lo que tiene que decir cada miembro de la pareja y ayudarlo a resolver el problema mientras se vuelve a consolidar su relación. También lo ayudará a hacer un trabajo en sí mismo al presionarlo para que tome las decisiones correctas y evitar que los mismos problemas regresen más adelante en su relación.

Psicología Llanos Senlle es una plataforma que te proporciona tanto psicólogos como psicoterapeutas que te ayudarán a superar tus conflictos. Podrás realizar tus consultas online a través de diversos medios. Para elegir un terapeuta que sea adecuado para usted y comenzar la terapia de pareja, está aquí:

PEDIR CITA

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
PSICOLOGOS LLANOS SENLLE, Horario de 11 a 13 y de 16 a 18 hras.