Terapia pareja

Terapia → Pareja

Además de la terapia individual, podéis optar por realizar sesiones de forma conjunta tu y tu pareja, o también como complemento a las individuales.

Debemos construir y edificar nuestra persona sobre valores nobles que nos permitan compartir en alegría y felicidad el largo camino de la vida, en compañía de la persona que amamos.

– ELENA LLANOS
“ÁMATE Y SE FELIZ”

Los problemas en las relaciones de pareja van y vienen. De todas formas, si alguna vez te encuentras de frente con alguno de los aquí comentados, es importante no pasarlo por alto y enfrentarlo cuanto antes de la manera adecuada, para lo cual puede ser necesario recurrir a la mediación de un especialista.

Todos tenemos cualidades positivas en algún ámbito y somos “buenos” en algo, lo cual es fácil identificar porque suele ser la causa de tus momentos de felicidad, por pasajeros que resulten. Debemos construir relaciones saludables y evitar aquellas personas que nos agotan las energías con sus problemas o falta de consideración hacia nuestra persona.

Por ejemplo, es muy obvio que necesitáis ayuda profesional cuando os enfrentáis por ejemplo al problema descrito en el punto número 2 (discusiones constantes), por cuanto sólo alguien que pueda situarse en medio, de forma objetiva y sin tomar partida por ninguna parte, puede buscar vías de acercamiento indicando a cada uno aquello que debe observar, valorar y mejorar tanto en su persona, como en la de su pareja.

De forma ideal ambos miembros de la pareja deben participar en la terapia para obtener nuevas perspectivas respecto de sus problemas, aunque si no resulta posible convencer a tu pareja de ello, es importante que por tu cuenta inicies una terapia individual, a la cual eventualmente se puede sumar tu pareja, aún cuando sea de forma puntual en ciertas sesiones.

1. Falta de comunicación:

Al comienzo de una relación parece imposible llegar a esta situación, sin embargo con el tiempo es lo más frecuente. El interés por seguir conociéndose el uno al otro comienza a desvanecer hasta el punto de pensar que ya lo sabemos todo el uno del otro, con el riesgo eventual de poder trasladar nuestro interés hacia una nueva persona. Saber cómo volver a las preguntas que nos hacíamos en los comienzos de la relación y mantener así el interés es siempre imprescindible.

2. Discusiones constantes:

En especial cuando entramos en fases que no parecen terminar nunca. Discutimos una y otra vez por los mismos motivos, incluso aún cuando son de orden menor, y nunca llegamos a un acuerdo. Además, ambos tenemos la sensación de haber perdido la discusión y de esta forma ambos incrementamos nuestra frustración y resentimiento hacia el otro.

3. Falta de confianza:

Hablamos de dos tipos de confianza que deben estar presentes en toda relación de pareja, Por un lado se delata cierta inseguridad cuando por ejemplo no te sientes a gusto saliendo a cenar con tu pareja acompañados de una tercera persona. De igual forma debemos poder confiar en nuestra pareja cuando toma decisiones que nos afectan a ambos (personales, profesionales, etc.), en caso contrario esta falta de confianza nos indica que estamos ante una relación demasiado frágil.

4. Dar prioridad excesiva a los hijos:

Puede ser por parte de uno de nosotros o de ambos. Cuando situamos a los hijos siempre en el primer lugar, un día tras otro, la relación de pareja llega a un punto de extenuación, con el añadido siempre delicado de que nuestros hijos, al crecer con padres que se van distanciando y resintiendo entre ellos, pueden desarrollar comportamientos de inseguridad.

5. Incompatibilidad:

Después de un primer flechazo pueden seguir varios meses de relación idealizada, durante los cuales vemos a la pareja tal como la imaginamos día y noche, en lugar de verla tal como es, con sus aciertos y defectos. En algunos casos se puede dar la circunstancia de que una vez agotados estos meses iniciales nos damos cuenta de que en realidad no tenemos mayor posibilidad de compatibilidad, por cuanto poco o nada hay en común entre ambos. No hablamos aquí de la necesidad de aprender a transitar de la pasión inicial hacia una relación más estable en el plano emocional, sino más bien del hecho crudo que a veces se presenta cuando descubrimos que nuestra nueva pareja tiene unos intereses y valores que para nada coinciden con los nuestros.

Reserva tu cita


Adelante

Un primer paso sencillo, para encontrar una gran solución.

Avda. Madrid 127
Barcelona


TEL.
933 303 916

EMAIL
info@psicologiallanossenlle.com


Horario: 10:00h -13:00h y de 16:00 a 19:00h