Libertad y determinismos

¿Qué es la libertad? La libertad no es hacer lo que nos gusta, sino lo que más nos hace personas.

No obstante, venimos determinados por varias cosas. Muchas veces nos determina: la historia familiar, el modelo familiar, los neurotransmisores, el rol de vida, las compañías, el ambiente…

Es importante elegir bien los ambientes. Si un ambiente es tóxico y estás ahí siguiendo la corriente, no eres libre. Pero tienes que darte cuenta!

A veces no es fácil percatarse, pero es bueno escuchar a familiares y amigos; ellos pueden ayudarnos.

Volviendo al tema libertad, libertad es también renuncia. Renunciar a otros caminos para elegir el que más conviene.

Libertad es escoger: con quién estoy, dónde trabajo, qué actividades hago, qué hábitos fomento… y todo se puede trabajar!

Si tenemos hábitos insanos podemos trabajarlos para convertirlos en sanos… pero como todo en esta vida, ello requiere saber qué cambiar, y luego esfuerzo y dedicación.

A veces hay baches, momentos duros… pero libertad es seguir a pesar de ellos y ser fuertes y resilientes. De todo lo negativo se puede salir.

La vida es maestra, y de todo aprendemos. Sobretodo en los baches! Es bueno aprender de los baches! Bueno y necesario. Cuándo uno cae a veces, luego resurge «como un Ave Fénix». Y este resurgir suele ser poderoso.

Y aunque tengamos alguna «tara» o alguna «manía» o alguna «ansiedad»; con resiliencia, apoyo y fuerza de todo se sale. Y por tanto, la libertad sigue siendo un hecho.

¿Quién no tiene inseguridades, miedos, o condiciones difíciles? TODOS, sino no seríamos personas. Se trata de aprender y seguir avanzando. Luchando por ser la mejor versión de tí y por ser quién quieres ser.

La terapia nos ayudará a liberarnos de determinismos y a tomar las mejores decisiones para nuestros caminos, para nuestras vidas.

La terapia nos dará apoyo, herramientas y orientación y nosotros pondremos nuestra energía y ganas para llegar a nuestros objetivos.

Las fronteras están en nuestras mentes, y con esfuerzo y dedicación además de constancia, podemos llegar a donde nos dicte nuestro corazón. A veces necesitaremos ayuda, será de sabios pedirla para avanzar.

Y como dice Antonio Machado: «Caminante no hay camino, se hace camino al andar».

 

Firmado: Pablo Senlle Llanos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *