Las 10 fobias más inusuales

En un artículo anterior, presentamos las 10 fobias más comunes (hipocondría, fobia social, claustrofobia, agorafobia, etc.). Pero aquí ya no se trata de miedo a las serpientes y arañas, miedo a volar o a los ascensores, sino a trastornos fóbicos particularmente extraños y raros. Si bien una fobia puede manifestarse tanto en la niñez como en la adolescencia o la edad adulta, concéntrese en el top 10 de las fobias más inusuales y extrañas.

Mageirocofobia

Mageirocophobia se refiere al miedo irrazonable a cocinar y puede ser causado por situaciones traumáticas relacionadas con experiencias culinarias pasadas. Esta fobia sí puede generar trastornos graves, ya que puede empujar a la persona a consumir únicamente alimentos preparados industrialmente, o comidas para llevar (comida rápida, comida chatarra, etc.). El miedo suele estar relacionado con las consecuencias de cocinar: miedo a que la comida no sea comestible, a que te enferme, etc. También existen otras fobias alimentarias, como la xocolatofobia (fobia al chocolate) o la ictiofobia (fobia a los alimentos a base de pescado).

Ombrofobia

A esta fobia no le gusta el invierno, ya que los ombrófobos tienen un miedo intenso a la lluvia, el granizo y las tormentas eléctricas. Esta fobia se acerca por tanto a la brontofobia, que es la fobia a los fenómenos meteorológicos intensos (tormentas, relámpagos, tempestades, relámpagos).

Anuptafobia

La anuptafobia es el miedo al celibato., lo que puede tener el efecto secundario de generar múltiples conductas relacionales de riesgo: celos excesivos, ansiedad, dependencia emocional, ansiedad por abandono, ansiedad por separación, etc.

Carpofobia

¡Los carcofóbicos sienten un miedo y una angustia intensos cuando entran en contacto con la fruta! El asco y el pánico son causados ​​por la vista, el olfato o el tacto de frutas de todo tipo, lo que provoca un trastorno alimentario y posibles deficiencias nutricionales.

Estasofobia

Los estasófobos tienen pánico al pensar en ponerse de pie. Esta fobia se acerca a las fobias sociales como la ereutofobia (miedo a sonrojarse). Estas personas tienen miedo de estar en el centro de atención de los demás poniéndose de pie, o miedo de que podamos saber y entender todo sobre ellos en ese momento.

Tripofobia

La tripofobia tener un miedo irracional a los agujeros de cualquier tipo (cavidades, agujeros en el suelo, panales, etc.). Este tipo de fobia puede provocar otras fobias específicas como la fobia a los animales. Algunas investigaciones sugieren una base evolutiva a este miedo excesivo a los agujeros: parte de nuestro cerebro habría evolucionado para desconfiar de las caries, que serían signos de la presencia de un animal venenoso y peligroso.

Espectrofobia

Es el miedo intenso a los espejos, que va desde el miedo a romper el espejo (lo que traería mala suerte) hasta el miedo a ver algo aterrador en él.

Apopathodiaphulatophobia

Detrás de esta palabra impronunciable se esconde una fobia con la que es difícil convivir: el miedo a estar estreñido. Un poco de etimología de todos modos para explicar esta palabra, que viene del griego: Apo (distancia), patho (sufrimiento), dia (a través), phulasso (guardar), y finalmente phobos (miedo). Esta fobia puede derivar entonces en el consumo de laxantes y trastornos gástricos repetidos.

Ergofobia

Probablemente en cada uno de nosotros se esconde una ergofobia, ya que se trata de fobia al trabajo, pero extendida a un estadio que genera un verdadero trastorno y minusvalía.

Eleuterofobia

Es la triste ansiedad y el miedo excesivo de simplemente ser libre de elegir. Los eleuterófobos se sienten mal y ansiosos cuando son posibles varias opciones y no pueden confiar en la opinión y decisión de otra persona. Esta fobia puede encontrar su origen en vivencias de intensa sumisión durante la infancia, que no dotan al individuo de autonomía alguna o lo castigan severamente tras elecciones consideradas negativas.

¿Cómo tratar estos trastornos fóbicos?

El uso de terapias para el tratamiento de las fobias es tanto más importante cuanto que, instalado en la vida cotidiana, un trastorno fóbico puede provocar diversos síntomas físicos: ataque de pánico, malestar general, parálisis, ataque de ansiedad. El sufrimiento psíquico es también consecuencia de la fobia: trastorno de ansiedad y ansiedad generalizada, ataque de pánico, angustias, depresión, TOC (trastorno obsesivo compulsivo), estrés, trastornos del aislamiento y de las relaciones, etc.

El uso de la psicoterapia, en particular la terapia cognitiva conductual (o TCC), está científicamente recomendado para las personas que padecen fobias.

A través de diferentes ejercicios, la terapia te permitirá recuperar el control de tus miedos, superar el objeto fóbico y reajustar tus respuestas conductuales (timidez excesiva, huida, evitación, miedos, obsesiones, etc.).

Psicología Llanos Senlle te permite contactar y consultar a diferentes psicólogos y terapeutas especializados en diferentes áreas de la psicoterapia y especializados en el tratamiento de las fobias. Puedes contactar con tu terapeuta aquí.

PEDIR CITA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
PSICOLOGOS LLANOS SENLLE, Horario de 11 a 13 y de 16 a 18 hras.